Carrot Cake

El año pasado, viviendo en Berlín, me aficioné a la tarta de zanahoria. Nada sienta igual de bien acompañada de una buena taza de café con leche en las gélidas tardes del invierno berlinés. El otro día por fin me atrevía a hacerla gracias a una buena amiga, precisamente con la que descubrí este manjar! Se nos ocurrió hacer una tarta juntas vía skype y aquí está la receta y el resultado. Las fotos no son muy allá porque se me hizo de noche y estaba un poco patosa, pero bueno…

INGREDIENTES:

Para el bizcocho necesitamos…

3 tazas de zanahoria rallada

1 taza de aceite (mejor de maíz o de girasol)

1 y ½ tazas de azúcar (mejor moreno, que está más rico)

2 tazas de harina

4 huevos

1 cucharadita de sal

2 cucharadas de canela en polvo

1 sobre de levadura

unas pocas pasas y nueces (en este caso yo no las puse y tampoco las he echado de menos, pero seguro que le dan otro punto)

 

Para la cobertura necesitamos…

125 g. de mantequilla

250 g. de queso philadelphia o similar

100 g. de azúcar glas

Y CON TODO ESTO… ¿QUÉ HAGO?

Pues más fácil imposible, porque sólo tenemos que mezclar todos los ingredientes de la masa del bizcocho sin más misterio que remover bien después de añadir cada uno de ellos para que vaya quedando una masa uniforme y no salgan grumos. En cuanto a las medidas, donde pone una taza se entiende una taza de café con leche, pero lo importante es mantener la proporción así que que no cunda el pánico. Una vez mezclados todos los ingredientes de la masa la vertemos en un molde muy bien engrasado y al horno, previamente precalentado. Hornearemos 45 minutos a 180ºC.

Mientras el bizcocho está en el horno podemos ir preparando la cobertura. El ideal es dejar la mantequilla fuera de la nevera un buen rato, desde que empecemos a rallar las zanahorias, por ejemplo, para que se vaya ablandando. La mezclaremos en un bowl con el queso y el azúcar glass (es importante que sea glass para que no se note en la textura) hasta que quede completamente uniforme. Después lo tapamos con film transparente y lo reservamos en la nevera.

Transcurridos los 45 minutos, sacamos del horno el bizcocho y lo dejamos enfriar. Cuando no queme lo desmoldamos y lo dejamos enfriar del todo antes de añadir la cobertura.

Es recomendable conservar la tarta en la nevera y sacarla un rato antes de consumir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s